El Dios de Spinoza

  • En múltiples ocasiones le preguntaron a Albert Einstein que si creía en Dios, y él contestó, si, creo en el Dios de Spinoza…

El Dios de Spinoza.

Desde cuándo existe Dios
Será que alguien lo inventó
Por qué nos causa dolor
Felicidad o temor?

Por qué al que osa negarlo
Se le ofende se le humilla
Si pueden crucificarlo
O hasta quitarle la vida?

Los hombres crearon los dioses
O los dioses a los hombres?
Mitos leyendas razones
La ciencia las religiones…

Si no existieran los hombres
Existirían los dioses?
Dudas y miedos carcomen
Imploro luz reflexiones?

El mundo polarizado
Entre buenos entre malos
Es un absurdo un engaño
Un esquema anquilosado.

Separar la realidad
Materialismo – Idealismo
Impregnado de crueldad
Progresismo – fanatismo.

No existe la dualidad
Entre la mente y el cuerpo
Tal vez sea perversidad
Somos un ente completo.

Siempre pensar diferente
Traerá una consecuencia
Se le dirá impertinente
O causará indiferencia.

Para explicarnos el mundo
Hay muchas filosofías
Algunos dirán qué absurdo
Otros que son fantasías.

Nunca nadie aceptará
Lo que a su entender no quiere
Si mira no mirará
Si oye oír no prefiere.

_” Dice Spinoza elocuente
Que entre la ciencia y la fe
Hay un conflicto aparente
Tal vez no le guste a usted.

Que entre ciencia y religión
No hay en sí un enfrentamiento
Es sólo una confusión
Como Molinos de Viento
O son un simple aspaviento.

Deja ya de estar rezando
Dándote golpes de pecho
Ya no te estés lamentando
Gozar la vida un derecho.

Deja ya de ir a esos templos
Lúgubres sombríos y fríos
Cual casa de los lamentos
Y ahora dices que son míos.

No me culpes de tu vida
Que puede ser miserable
Y pudo ser divertida
Y la hiciste detestable.

O de ser un pecador
Ver mal tu sexualidad
Y te llenas de pavor
Creer que todo es maldad.

Yo no juzgo ni critico
Y tampoco me molesto
Ni me enojo ni castigo
Eso en verdad es funesto.

No hay premios ni hay castigos
La vida no es una prueba
Ni un preludio al paraíso
O un paso en el camino
Vive tu vida y no temas.

No hay pecados no hay virtudes
Nadie lleva un marcador
Vida son vicisitudes
No vivas en el terror.

Mi casa está en la montaña
En los bosques en los ríos
En los lagos en las playas
Ahí es donde yo vivo.

Si no pudieras leerme
En un bello amanecer
En un paisaje perenne
O en una tierna mujer.

Mirada de tus amigos
O en los ojos de tus hijos
Los pájaros y sus trinos
No encontrarás en un libro.

Quiero que goces que cantes
Te diviertas y te rías
Respeta a tus semejantes
Vive por siempre la vida_”

Mi primera comunión
Iba de blanco recuerdo
Muchas dudas confusión
Sincero arrepentimiento.

Cuando niño me inquietaba
Que Dios me estuviera viendo
Y si un dulce yo hurtaba
Lo devolvía en el momento.

No sé si los escribí
Pero algunos los recuerdo
En nada juro mentí
Me daba miedo el infierno.

La lista no era muy grande
De mis enormes pecados
Como levantarme tarde
O a veces no hacer mandados.

Jalarle la cola al gato
O el pelo a mis hermanas
Al perro darle maltrato
Lo mismo que a las iguanas.

Lo que si me da tristeza
Lo digo fuerte y quedito
De haber tenido vileza
Matar a los pajaritos.

No haber hecho la tarea
Decirle a un amigo menso
Gritarle a una niña fea
Medito mucho y no entiendo.

El Padre de nuestro Pueblo
Me puso de penitencia
Rezar treinta padres nuestros
Tal vez no tuvo clemencia.

Nunca entendí los pecados
Tampoco las penitencias
Pues no éramos niños malos
Nos distinguía la inocencia.

Le pido a quien lea este escrito
Que no me lo tome a mal
Espero no ser proscrito
O pretenda excomulgar.

Yo ya no le temo a Dios
Quizás nunca le he temido
No está en el exterior
Lo llevo dentro conmigo.

*posdata. Baruch Spinoza
(1632 – 1677) Amsterdam
Países Bajos.

Profr. Manuel Muñoz Moyao.

Deja un comentario